Levantamientos jacobitas



Los levantamientos jacobitas fueron una serie de rebeliones entre 1689 y 1745 en Inglaterra y Escocia con el fin de devolver al trono a Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia, y con ello a sus descendientes de la Casa de Estuardo.






Jacobo fue depuesto en 1688 por el Parlamento en la llamada Revolución Gloriosa. No fue sustituido por su hijo también católico, Jacobo Francisco Eduardo, sino por su hija mayor y yerno protestantes, María II y Guillermo III de Orange, siendo proclamados reyes en conjunto hasta 1702 cuando muere Guillermo.
Ana Estuardo sucedió en el trono de Inglaterra a su hermana y cuñando hasta 1707, fecha en la cual Inglaterra y Escocia se unen en un solo reino. Le sucedió en el trono su primo Jorge I de la Casa de Hannover.

Desde la masacre de Glencoe en 1962 y a pesar del trauma que supuso para los escoceses, continuaron las revueltas con el fin de que Escocia tuviera un rey católico e independiente de la corona de Inglaterra.
Después se intensificaron para devolver el trono a Jacobo y de ahí se tomó el nombre de "jacobita".
Las rebeliones continuaron con más fuerza con el ascenso de Jorge I de la Casa de Hannover al trono en 1714.

El primer levantamiento jacobita tuvo lugar en 1715 dirigidos por Jacobo Francisco Eduardo Estuardo (el viejo pretendiente), hijo y pretendido sucesor de Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia.
Jacobo llegó a instalar su corte en Scone pero a los pocos meses huyó de nuevo a Francia por no poder detener a las fuerzas de la Casa de Hannover, numéricamente muy superiores.


El segundo levantamiento jacobita fue en 1719 también dirigido por "el viejo pretendiente" y con el apoyo de Felipe V de España.
Pero la fuerza española se quedó menguada por las fuertes tormentas en el Atlántico y junto con rápida reacción del gobierno británico al enviar un numeroso y bien armado contingente de tropas, hizo que los jacobitas fueran vencidos en la Batalla de Glenshielel fracasando este nuevo levantamiento.


El tercer y último levantamiento jacobita tuvo lugar en 1745 dirigido por el príncipe Carlos Eduardo Estuardo (Bonnie Prince Charlie) o también conocido como "el joven pretendiente" y con el apoyo de Luis XV de Francia.
El 5 septiembre de 1745 desembarcó en Escocia una pequeña fuerza de exiliados ingleses y soldados franceses que junto con hombres pertenecientes a clanes de las Highlands, tomaron Edimburgo y derrotaron al ejército inglés en la Batalla de Prestonpans.
Las fuerzas jacobitas se hicieron fuertes gracias al factor sorpresa y a la poca resistencia encontrada  y avanzaron hacia Inglaterra pretendiendo amenazar la propia Londres. Pero la suerte les duró poco fruto de los pocos conocimientos bélicos de quien les dirigía.
El joven pretendiente insistía en presentar batalla en campo abierto pese a la desventaja numérica y militar de los jacobitas sobre las tropas de Jorge II de Inglaterra y además creía en un masivo apoyo del ejército francés.
El ejército jacobita se replegó hasta Glasgow y perdieron sitios tan estratégicos como el castillo de Stirling o el de Fort William.
Pero la batalla decisiva fue en Culloden el 16 de abril de 1746 donde la fuerza jacobita quedó completamente destruida.
El joven pretendiente, huyó de Gran Bretaña para siempre dejando a Escocia hundida durante mucho, mucho tiempo.

Carlos Eduardo Estuardo nunca renunció a sus derechos como monarca, pero la derrota de 1746 y el cese del apoyo a la causa de la restauración de los Estuardo de los gobiernos de Francia del Vaticano, eliminaron toda opción de que volviera un Estuardo a tener el trono británico.
Con la muerte en 1807 del último descendiente de la línea masculina de los Estuardo, el Cardenal de York Enrique IX (hermano de Carlos), se suprimió la sucesión directa jacobita.

video

Crua Chan (grito de guerra del clan Campbell) del grupo de rock argentino Sumo